Cómo finalmente aprender a decir «NO»

Publicado por Catalina Rojas en

Me llevó muchos años de mi vida adulta sentirme cómoda con estas dos diminutas letras, pero ¡finalmente he aprendido a decir «NO»! ¿Por qué resulta tan difícil hacerlo? ¿Cómo finalmente aprender a decir «NO»? ¿Qué puede ayudarte a lograrlo? Veremos la respuesta a estas y otras preguntas, a lo largo de este artículo.

Empecemos diciendo que existen tres razones, cuya combinación es terriblemente perfecta para alguien como yo, y muy probablemente para alguien como vos también. Estas razones son las siguientes:

1) Solemos ser excesivamente complacientes con la gente.
2) Está en nuestra naturaleza humana el querer sentirnos realmente útiles.
3) Vivimos en una cultura en donde «decir sí a todo y a todos» es muestra de educación y respeto. 

Pero, de todas las cosas que la vida me ha enseñado, esta es probablemente la más poderosa: Decir «No» es decirme «Sí» a mí misma. Analicemos entonces estas tres razones más profundamente, y veamos qué impacto tienen en nuestro diario vivir y cómo «desactivarlas».

Aprender a decir «NO», cuando eres excesivamente complaciente

¿Sientes que eres muy complaciente con la gente? Durante muchos años de mi vida, si alguien decía que el cielo era verde, yo muy probablemente decía: «¿Sabes qué? Tienes razón, hoy se ve un poco verde». Podía de hecho, encontrar algún rayo o sombra del cielo claramente color azul ¡y transformarlo en verde! Porque pensaba: “Debe haber algo de verde ahí”. 

¿Por qué sucede esto? Muchas veces porque deseamos conectarnos con la gente o porque queremos “pertenecer” o ser parte de un grupo. Y esto nos hace encontrar “puntos en común”, lo suficientemente fuertes, como para ignorar descaradamente la realidad que ven nuestros propios ojos para estar de acuerdo. Otra razón es que pensamos que los desacuerdos conducen a conflictos, y conflicto significa discutir. Discutir lleva a pelear. Sobre todo si hemos crecido en una casa llena de conflictos sin límites, simplemente no podemos hacerlo…. nunca podemos concretar un «no». 

Además, aquellas de nosotras que crecimos mintiéndonos a nosotras mismas durante años (tratando de esquivar la realidad) nos acostumbramos a tener que fingir ser algo, cualquier cosa, que no éramos. Decir «no» significaba que tendríamos que defender una visión alternativa del mundo -una que ni siquiera éramos capaces de aceptar- y eso era demasiado para nosotros. Así que decidimos evitar los conflictos y complacer a los demás. 

«Decir NO es decirme Sí a mi misma»

Aprender a decir «NO», cuando está en nuestra naturaleza humana sentirnos realmente útiles.

Todos buscamos validación, felicidad, amor y aceptación. Estamos programados para ello. Somos millones de personas buscando constantemente la felicidad.

Quizás la hermosa verdad -y atemorizante al mismo tiempo- que descubrimos durante el año 2020 es que nos necesitamos profundamente. Necesitamos conectarnos uno a uno. Nos rodeamos de estos círculos concéntricos: familia, amigos, comunidad, Facebook. Así es como funcionamos, como criaturas sociales. Decir «sí» a menudo nos brinda esa validación, amor y aceptación de cada uno de esos círculos concéntricos. Estar «juntos», nos hace sentir conectados, amados, vistos y valorados.

Ahora piensa en esto: si alguien no obtiene esa validación, amor y aceptación de ti, seguramente lo obtendrá en otro lugar. Si no puedes satisfacer esa necesidad en este momento, alguien más puede hacerlo. Entonces, «no» realmente significa: «No puedo darte eso hoy, prueba en otro lugar esta vez «. Duro, ¡lo sé! Pero si eres una fuente constante de validación, amor y aceptación para todos los demás, es probable que no tengas tiempo o energía para darte a ti misma esas cosas que también necesitas. Entonces resulta muy importante saber ¡cómo finalmente aprender a decir «no»!

Aprender a decir «NO», cuando vivimos en una cultura donde “decir sí a todo», es muestra de educación y respeto

En nuestra cultura, “Sí” significa oportunidad. “Sí”, significa acceso. “Sí”, significa que estamos creciendo como personas. ¿Por qué entonces diríamos «no» cerrando un posible camino hacia todas las cosas que queremos: Amor, Dinero, Éxito, Conexiones y Nuevas Experiencias?

Este camino, sin embargo, es el problema. Y esto es lo que yo misma descubrí con el tiempo: ya no puedo ajustarme a la noción de que el «sí» es el camino hacia todo lo que siempre he querido. De hecho, he descubierto que el «no» ¡es el camino de regreso a mí!

Decir «no» me permite tener más tiempo en mi día a día y también reduce el timbre de mi celular. Si digo «no» doy a conocer cuáles son mis límites. Cuando digo «no» me permito organizar mi tiempo como yo quiera. Decir «no» me permite nutrir mi nueva relación conmigo misma. Cuando digo «no» encuentro el espacio para descubrir, crear, reflexionar y crecer, o simplemente sentarme en casa y ¡no hacer absolutamente nada!

Y fue de esta manera como decidí que tenía que empezar a decir «no» más a menudo. Así, simple y llanamente. Y, ¡vaya que ha cambiado mi vida! Ahora me ENCANTA. Porque el «no» me abre un mundo completamente nuevo de «sí». «Sí» a todas las cosas para las que no he tenido tiempo o energía en los últimos casi treinta años de mi vida: hacer Cursos, practicar mi caligrafía, escribir, leer de nuevo (¡libros de papel reales!) Y para aquellos de ustedes que conocen y aman la regla del 80/20, el “no” me ha ayudado a regular el 80/20 en todas las áreas de mi vida.

Todo proceso se desarrolla a través de los siguientes pasos: lo crees, lo trabajas, lo consigues, lo agradeces y lo compartes (¡porque siempre lo bueno debe compartirse!). Por esta razón, me corresponde compartir contigo algunas de las maneras en las que ahora digo «no». A menudo encuentro que cuando quieres cambiar un comportamiento, necesitas una clase de «nuevo lenguaje». Después de todo, somos lo que hablamos. Con ese fin, te ofrezco acá estas frases para ayudarte a descubrir el bienestar de definitivamente aprender a decir «no». Pruébalas y déjame saber si te funcionan.  

Recuerda que puedes sustituir o ajustar los detalles tanto como lo desees. Para quienes ya están avanzadas, sólo agreguen «No» antes de la frase. Personalmente, prefiero mantenerme alejada de la frase «No puedo». Principalmente porque es una mentira. Quizás puedas, pero simplemente no quieres. Entonces, ¡sé honesta! Mentir definitivamente no nos convierte en mejores personas. También me mantengo alejada del «¡Estoy muy ocupada!, o ¡Las cosas han estado locas por aquí últimamente! «Mentiras», ¡simplemente no me llevo con ellas!

Cómo finalmente aprender a decir "no"

Diferentes maneras de decir “No”

  • «Vamos a hablarnos en unos días. Por ahora he decidido dejar las noches libres para dedicármelas a mi».  
  • «He replanteado las prioridades en mi vida, y decidí que la primera de ellas seré yo. Por lo tanto esta (actividad, relación, etc) que no está aportando nada a mi vida, no es ya de mi interés»
  • «Sabes que siempre he estado disponible para ti, pero estoy retomando un curso que he querido llevar desde hace mucho tiempo. Entre esto y el trabajo, necesito dedicar un tiempo al descanso también”
  • «¡Eso suena fantástico! ¿Podemos reunirnos por zoom? Estoy saliendo mucho menos estos días».
  • «Si puedes encontrarte conmigo podríamos tomarnos algo en lugar de cenar. Estoy cocinando en casa estos días». 
  • “Decidí que pasaría el fin de semana en casa, necesito recargar energía pues tendré una semana fuerte de trabajo. ¿quizás puedas encontrar a otra persona que te ayude esta vez?”.
  • «Me encantaría ayudarte con esto, como siempre lo hago, pero tengo que decir que no esta vez».
  • “Me encantaría, pero estoy leyendo un libro increíble».
  • “Planeémoslo para otro momento y con mucho gusto puedo reservar tiempo para hacerlo. En este momento, simplemente no podré”.
  • «Mis tardes están agendadas ahora mismo. ¿Alguna mañana funcionaria para ti? Podemos tratar de encontrar algo que funcione para ambas partes».

¡Inténtalo! Y realmente espero que el aprender a decir «no», te abra un mundo completamente nuevo de muchísimos «sí» para ti, como ha conseguido hacerlo para mi. Porque este, mi estimada amiga, será el camino de regreso a recobrar el tiempo que has dedicado a invertir más en los demás que en ti misma. Y establecerte como una prioridad en tu vida, ¡es algo de lo que jamás vas a arrepentirte!


Sígueme en Instargram.

También puede interesarte leer «Estás lista para crear la vida de tus sueños?»


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *