¿Cuál es la Mejor Dieta?

Publicado por Catalina Rojas en

Quisiera empezar diciendo esto: No necesitas Dietas (populares o restrictivas) para alcanzar tu objetivo de acondicionamiento físico o para mantener tu peso a lo largo del tiempo. Con esto dicho, a través de este artículo conocerás qué es una Dieta, cuál es la diferencia entre una Dieta Popular o Restrictiva y un Plan de Alimentación, y cuál es la Mejor Dieta.

Hay un secreto con respecto a mi dieta que quiero compartirte hoy, y es este: ¡Nunca en mi vida he seguido una! La mayoría de personas que me conocen lo saben, y muchas veces he recibido comentarios de algunas de ellas quienes jamás imaginaron que yo comiera de la forma en que lo hago: sin restricciones. ¿Qué me ayudó a adoptar esta filosofía de alimentación? El conocer que el secreto para adelgazar y mantener tu peso es conocer y respetar tu organismo. ¿De qué se trata esto? Y, ¿Cómo puedes lograrlo? Empecemos por hablar específicamente de qué es una Dieta, y a qué me refiero cuando hablo de Dietas Populares o Restrictivas.

¿Qué es una Dieta?

Cuando hablamos de dieta nos referimos a el conjunto de las sustancias alimenticias que componen el comportamiento nutricional de los seres vivos. El concepto proviene del griego díaita, que significa “modo de vida”. La dieta, por lo tanto, resulta un hábito y constituye una forma de vivir. En ocasiones, el término suele ser utilizado para referirse a los regímenes especiales para bajar de peso o para combatir ciertas enfermedades, aunque estos casos representan modificaciones de la dieta y no la dieta en sí misma. definición.de

En su nivel más básico, una dieta consiste en la lista de cosas para comer y una lista de cosas que no puedes comer. Un Plan de Alimentación se refiere a las elecciones que hago para comer cada día. Y por otro lado, cuando hablo de una Dieta Popular o Restrictiva, me refiero al tipo de dietas que aparecen en Redes Sociales o en algunas revistas, como las «Dietas de los Famosos» por ejemplo.

Lo que sucede con este tipo de Dietas (Keto, Detox, etc) es que, o estás siguiendo las recomendaciones o simplemente no estás a dieta. Si estás siguiendo la dieta «al pie de la letra» lo estás haciendo bien, pero comer alimentos que no forman parte de la dieta (o aquellos que están prohibidos) se considera una trampa.

El lado oscuro de las Dietas

La mayoría de las dietas no tienen en cuenta la gran cantidad de factores que estas afectan: tus preferencias personales, tu entorno, tu estilo de vida y, en general, la estructura complicada de nuestro organismo. Tus posibilidades de éxito en una dieta están directamente relacionadas a tu «adherencia a las reglas». Por esta razón una dieta es frágil, pues se puede ver afectada por múltiples factores a tu alrededor. Por ejemplo, si tuviste un mal día o si tuviste un buen día, una fiesta, una celebración, etc. Usualmente cuando esto ocurre entonces tu progreso se descarrilará.

Los dietistas quieren que las personas minimicen estas desviaciones. Y si no lo logran, esto hace que a menudo las personas se sientan culpables, decepcionadas y sin fuerza de voluntad. Tampoco hay mucho espacio para la experimentación en este tipo de dietas. Así, si estás haciendo la Dieta Keto por ejemplo, y tienes ganas de consumir carbohidratos, realmente no podrás hacerlo sin tener que «romper» la Dieta Keto.

No me malinterpretes, creo que las dietas funcionan, si nos enfocamos únicamente en la pérdida de peso. La pregunta es ¿Son estas dietas buenas para ti? Y una vez que alcances el peso que deseas, ¿Lograrás mantenerlo? ¿Existe algo como: «La Mejor Dieta»?

El camino que te ayudará a perder y mantener tu peso

Hemos hablado de las desventajas de las dietas y de cómo estas son frágiles. Lo que significa que se rompen instantánea y fácilmente. Y que no cumplen «sus promesas» de mantenerse a lo largo del tiempo si ocurre en el camino una mínima desviación. Lo cierto es que en un mundo lleno de altibajos y desviaciones constantes, no puedes ver tu dieta en «blanco y negro», es decir, o sigues la dieta X o no lo haces. Entonces, ¿cuál es la alternativa? ¿existirá la Mejor Dieta?

El concepto central de hacer que una dieta sea «anti-frágil» se centra en cambiar tu comportamiento, en lugar de adoptar una dieta específica. La mayoría de las dietas se olvidan de los cambios psicológicos que uno debe atravesar para perder peso, ganar músculo, etc. Las dietas simplemente prescriben ciertas recomendaciones y no esperan que la persona aprenda a controlar sus conductas impulsivas automáticamente. Pero no funciona de esa manera, ¿verdad? En otras palabras, las dietas no atacan la raíz del problema y sólo funcionan en lo superficial en lugar de en lo consecuente.

Entonces, ¿cómo deberías hacerlo exactamente? Y aquí está el secreto…Ta Raaaaa… ¡Observándote a ti misma a lo largo del tiempo! Y date cuenta de que acá hay dos claves verdaderamente importantes: La primera «Observarte», lo que implica prestar más de la acostumbrada atención a tus comportamientos, sentimientos, acciones, etc. Y la segunda es «hacerlo a lo largo del tiempo», en otras palabras, esto requerirá de tu compromiso.

La Mejor Dieta en la práctica

Aquí hay un ejemplo de algunas cosas que debes observar en ti misma, suponiendo que quieras perder peso y lograr mantenerlo. Tómate tiempo y revisa lo siguiente:

  • ¿Qué comportamientos te están provocando que subas de peso?
  • ¿Qué «desencadenantes» te tientan a comer alimentos que sabes que son malos para ti?
  • ¿Hay ocasiones específicas en las que tiendes a “escabullirte”? Digamos, ¿una salida con amigos o en las celebraciones familiares?

De estas formas y muchas más, puedes comenzar a comprender la raíz del problema. Sé que tomará más tiempo y más esfuerzo ser honesta contigo misma. Pero las recompensas serán permanentes y ¡te prometo que cambiarán tu vida! Una vez que sepas la causa de tu problema, será mucho más sencillo hacer un cambio para asegurarte de que no suceda la próxima vez. ¡Esta es la Mejor Dieta! Veamos cómo poner esto en la práctica…

Digamos que me comí un pastel durante una fiesta en la oficina porque estuve trabajando todo el día y tenía mucha hambre. Aquí hay algunas cosas que podría haber hecho para evitarlo:

  • Beber más agua (te mantiene llena).
  • Tener comidas adecuadas y abundantes.
  • Comer algunas nueces como bocadillo.

Estos son solo ejemplos. Pero entiendes el punto, ¿verdad? ¿Sueles “escabullirte” durante las vacaciones? Entonces, haz los arreglos necesarios para asegurarte de que no lo hagas. Todo esto parece bastante básico pero, créeme, ¡funciona! 

Un ejemplo real de la Mejor Dieta

Hace más de 26 años, después de mis embarazos, mi objetivo era llegar de nuevo a mi peso, lograr mantenerlo y desarrollar músculo. Entonces, ¿qué hice? No me volví loca con una dieta, como haría la mayoría de la gente. Tampoco dejé de comer aquellas cosas que tanto me gustan… ¡AMO EL CHOCOLATE! En lugar de eso, me decidí por una vida sana -acompañada de ejercicio- y dediqué tiempo a descubrir lo que mi cuerpo trataba de decirme y yo no tenía tiempo -ni disposición- de escuchar.

Luego de la observación hice algunos ajustes. Por ejemplo cambiando mis comidas por opciones más saludables y más ricas en proteínas. Sin que esto implicara, en ningún momento, abstenerme de comer alguna cosa en lo absoluto. He hecho esto durante años y te puedo asegurar que esta es la Mejor Dieta y, ¡funciona!

La Mejor Dieta

Las ventajas que obtendrás

Déjame que te cuente el principal beneficio de comer de esta manera: Mi plan de alimentación acepta obstáculos y desafíos, pero una Dieta Popular o Restrictiva, los detesta. Esto quiere decir que cuando aprendes a observarte, cada obstáculo te dará retroalimentación para ajustar tus hábitos alimenticios. Entonces, cuando en este plan de alimentación las cosas no van muy bien, esto no tiene porque ser un desastre que te empuje a sentirte culpable.

¡Al contrario! Esto será solo una señal que te indique que hay información que debes recolectar mediante observarte a ti misma. Y hacerlo te hará, a futuro, más resistente. Lentamente te volverás como el sistema de seguridad de una aerolínea: tendrás menos «accidentes» con cada mala experiencia. Y con el tiempo, esto sentará las bases para un control de peso duradero.

El cambio está en ti

A lo largo de mi vida nunca pude adoptar dietas, pero aprendí a escuchar mi cuerpo para descubrir qué funciona y qué no. Esto aunado a la disciplina para reflexionar sobre mi experiencia y aprender de la adversidad, me permitió encontrar lo que para mí es la Mejor Dieta.

Así que al finalizar este artículo, aquí hay un consejo para ti: comienza a registrar tus elecciones de alimentos en un diario o en una aplicación. Y descubre dónde estás mal. Porque finalmente no hace falta una visita al dietista para saber qué no deberías comer panqueques por las mañanas. Sí, ¡tú sabes más de lo que piensas! Y puedes mejorar con la experiencia más rápido de lo que creías que era posible.

En lugar de predicar una forma particular de comer (que por cierto probablemente me ayudaría a obtener muchos seguidores y comentarios aquí), sólo te estoy diciendo cómo puedes hacer tu propia filosofía de alimentación. Porque, al final, ¡esta es la única forma de hacer que el cambio se mantenga a lo largo del tiempo! Y en consecuencia, ¡esta es La Dieta Perfecta!

Pregúntate: ¿En realidad quiero convertirme en la mejor versión de mí misma? Si es así, y lo que buscas es un cambio permanente, te invito a agendar una Sesión Gratuita conmigo, donde podrás conocer más al respecto. ¡Y te aseguro que no te arrepentirás!


Sígueme en Instagram.

También puede interesarte leer «¿Qué te impide perder peso?».


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *