¿Estás lista para crear la vida de tus sueños?

Publicado por Catalina Rojas en

Incluso si has pasado mucho tiempo de tu vida tomando las decisiones equivocadas -y sin estar a la altura de tu potencial- puede llegar el día en que finalmente decidas cambiar. Entonces, ¿cómo saber cuando estás lista para crear la vida de tus sueños?

¿Qué hay de diferente en ese momento, o en esos de momentos, que conducen a un cambio radical? Es difícil de precisarlo. Pero por lo general, sucede cuando el dolor de permanecer igual, duele más que el dolor potencial de intentar cambiar. Y puedo decir esto con toda propiedad porque todas las veces que «puse un pie afuera» sucedieron cuando yo estaba completamente harta de las situaciones que estaba viviendo.

Cuando me miré al espejo completamente desnuda después de mis dos embarazos, me di cuenta de que tenía esas libras de sobrepeso, ¡dije basta! Luego, cuando me di cuenta de que vivía en un matrimonio sin amor, cargado de machismo, violencia y manipulación, ¡dije basta! Cuando permití que otras personas manipularan mi vida con creencias y se sintieran con la facultad de decirme cómo vivir la vida, ¡dije basta! Y cuando trabajé para una Compañía Transnacional (que de ser el Trabajo de mis Sueños se transformó en una pesadilla), gracias a los “cambios organizacionales” -cómo ellos decidieron llamarlo- empecé a odiar mi trabajo, por la forma inhumana como mi superior me trataba, y ¡dije BASTA!

Y prácticamente en cada momento de mi vida en el que decidí que era hora de un cambio, me di cuenta de que tenía que dejar de hacer ciertas cosas para llegar a donde yo quería ir. El proceso implicó deshacerme de malos hábitos, creencias y comportamientos, más que agregar aspectos positivos. Cambiar tu identidad generalmente significa dejar ir quien eras, para poder convertirse en otra persona. ¡Y para estar así lista para crear la vida de tus sueños!

Esta ha sido mi filosofía de superación personal durante años. ¿Te sientes harta o no inspirada? Entonces mi consejo para ti hoy es este: Deja de «pretender» y empieza a agregar a tu vida mediante la práctica de la «Eliminación”. Porque una vez que eliminas muchos de los elementos cancerosos que te rodean, indudablemente transformarás tu vida… ¡en una vida mucho mejor!

Hay una larga lista de cosas que puedes dejar de hacer para finalmente estar lista para cambiar tu vida, pero estas son algunas de mis favoritas…

Deja de vivir en tu «Potencial Paraíso» 

Este «Potencial Paraíso» es el espacio imaginario en tu mente donde fantaseas con la persona que podrías ser. Se siente muy real para ti, y es porque tienes lo que se necesita para lograr tus metas. ¡Todos lo tenemos! Puedes imaginarte a ti misma haciéndolo mejor en el futuro porque sabes que eres capaz de hacerlo. ¿Pero quieres saber un dolorosa verdad? Acá la tienes: ¡La capacidad no significa nada! Eventualmente, tendrás que mirar tu vida con honestidad. Y, si eres honesta contigo misma, tu potencial comenzará a desvanecerse con el tiempo. No digo que el cambio sea imposible en ciertos períodos de tu vida, pero se vuelve más difícil.

Por ejemplo, puedes decirte a ti misma que eventualmente comenzarás ese negocio que tanto anhelas. La mayoría de las personas hacemos esto cuando obtenemos un primer trabajo sin experiencia, al inicio de nuestra carrera. Creemos que los grandes sueños se harán realidad más tarde. Pero, luego este trabajo que considerábamos tener «mientras ganábamos experiencia», se convierte en una década de carrera, ¡así como así! De repente, esa joven idealista de ojos brillantes queda atrapada en esa posición de trabajo… ¡y su potencial se desvanece cada año!

En el fondo, sabemos que esto es cierto, pero nos aferramos a la idea de nuestro potencial como mecanismo de supervivencia. Si podemos aferrarnos a este sentimiento de que tal vez, solo tal vez, las cosas de alguna manera mejoren «mágicamente» por sí solas, entonces no tendremos hacer frente a la verdad que se arrastra lentamente, de que en realidad… ¡no lo haremos! El cambio ocurre cuando puedes ver el futuro con claridad, cuando comprendes que, si no haces algo sobre tu situación AHORA, pronto estarás destinada a ir a donde «los vientos de las circunstancias» te empujen.

Cuando tenía 30 años, me di cuenta de que tenía una vida llena de infelicidad y silenciosa desesperación por delante, si no hacía algunos cambios drásticos. No importaba cuán inteligente fuera o cuánto potencial tuviera. Necesitaba hacer movimientos… ¡Y los hice! Y, ¿sabes qué? ¡Tu también puedes! Si dejas de vivir en ese «Paraíso Mental», en ese momento sabrás que estás lista para crear la vida de tus sueños.

Deja de mentirte a ti misma

Nuestra capacidad para mentirnos a nosotras mismas y racionalizar nuestras situaciones ¡es incomparable! Una vez más, esto se remonta a la idea de no querer afrontar la situación. Te dices a ti misma mentiras para evitar un colapso total. ¡La verdad duele! La verdad de que, quizás, estás en la situación en la que te encuentras debido a ti misma y tu falta de acción… ¡Esto es lo que más duele!

Duele saber que podrías estar haciendo X, y/o Y con tu vida, pero tú eres el principal obstáculo para conseguir lo que quieres. Duele saber que podrías tener mejores resultados en tu vida si sólo trabajaras más inteligentemente. En última instancia, duele llegar a la conclusión de que no estás viviendo la vida que deseas simplemente porque estás decidiendo NO hacer las cosas necesarias para cambiar.

Entonces, te dices a ti misma un montón de «mentiras convenientes» para evitar enfrentarte a la verdad. Culpas a la sociedad. Y sí, la sociedad no quiere que tengas éxito. Pero a pesar de que la sociedad está manipulada contra el éxito del individuo, aún puedes escapar de esto si así lo decides. Es difícil, ¡y por eso no quieres hacerlo! Si puedes admitir esto, tal vez tengas la oportunidad de cambiar.

Puedes culpar a tu educación, a tus padres, al entorno en el que creciste. Y sí, estadísticamente, estos factores tienen un impacto en tu éxito. Pero, durante un período de tiempo suficientemente largo, puedes superar tu crianza y el entorno del que provienes. Puedes decirte a ti misma toda una «narrativa negativa», y puede ser cierta hasta cierto punto. Pero tu historia no es tan singularmente mala como para que te despojes de toda responsabilidad personal. Esta es la mentira más grande que nos decimos a nosotras mismas: «No hay absolutamente nada que podamos hacer, estamos atrapadas… selladas por el destino».

Yo no te conozco, pero sí sé que, como un ser humano, te mientes a ti misma. Nunca curarás esto de forma permanente, a menos que dejes de decirte a ti misma estas grandes mentiras. O… ¡puedes aceptar la verdad y cambiar!

Lista para crear la vida de tus sueños

Deja de aferrarte al pasado

¿Alguna vez cometiste un error tan grave que se quedó grabado en tu mente? ¿Te obsesionas una y otra vez con lo qué podría haber sucedido y lo que realmente sucedió? ¿Sabes que con este “rumiar” no logras nada? ¡Pero te sientes obligada a hacerlo! Porque en esos momentos tus emociones simplemente toman el control.

Tal vez no puedas deshacerte totalmente del arrepentimiento, pero una vez que desaparece, ¡debes dejarlo ir! Porque puedes hacer mejor las cosas AHORA, en el momento presente. «Lo hecho, hecho está»: este es uno de los mantras más fáciles de entender lógicamente, pero uno de los más difíciles de aceptar emocionalmente.

Para superar los errores del pasado, los arrepentimientos, las cosas de las que te avergüenzas, tienes que decidir en tu mente que esos comportamientos no tienen por qué definir quién eres ahora y sobre todo, quién puedes llegar a ser en el futuro.

De hecho, todos tenemos un montón de cosas de las cuales arrepentirnos. Yo me casé muy joven. Dejé de estudiar. Entonces, cuando tenía 30 años, tenía mis estudios inconclusos, un matrimonio infeliz, cero oportunidades laborales y me enfrentaba a un divorcio. Descubrí que tenía dos opciones: perder el tiempo deseando no haber hecho tan mal las cosas, ¡o comenzar desde donde estaba! Y por supuesto, ¡elegí esta última!

Tienes que lidiar con tus errores y tienes que lidiar con el peso de tu pasado que influye en tus decisiones actuales. A veces en la vida, solo tienes que «cortar el cebo». Y sé que esto es realmente difícil. Es difícil debido a nuestra relación con los «costos irrecuperables«: aquellos que no se pueden recuperar en el momento en que se toma una decisión, aquellos que no te permiten estar lista para crear la vida de tus sueños.

La cantidad de tiempo, dinero o energía que dedicas a hacer «X» no significa que tengas que seguir haciéndolo. ¿Cuántas personas están atrapadas en matrimonios, sólo porque han estado en ellos durante años? ¿Cuántas personas no abandonan una carrera que no disfrutan, sólo porque han adquirido cierto estatus y prestigio? Entonces pregúntate: ¿A qué te aferras personalmente? ¿Qué ya no te sirve? Sé que es difícil de aceptar. Pero, «lo hecho, hecho está». O lo abandonas o dejas que continúe teniendo una gran influencia en tu vida. Esas son tus únicas dos opciones.

Deja de pensar que tienes todas las respuestas

A menudo, tenemos esa extraña sensación de «saberlo todo» a pesar de que no tenemos en nuestra vida los resultados que queremos. Tratamos de dar la impresión de que tenemos todo resuelto, ¡cuando está claro que los resultados que hemos obtenido no lo reflejan!

Si deseas cambiar tu vida, es posible que debas dejar de pensar que estás «por encima» y que no necesitas obtener ayuda. Tienes que dejar de pensar que tu educación se detuvo en la escuela. ¡Tienes más que aprender y tienes mucho más que hacer!

Obtener ayuda puede significar muchas cosas diferentes. Es posible que necesites ver a un terapeuta, conseguir un mentor o un motivador. A mi personalmente me ha servido muchísimo cada vez que he tenido uno. Cuando quise convertirme en Entrenadora Personal, me certifiqué como una, porque AMO el ejercicio. Luego, cuando quise empezar a escribir, hice un curso básico de escritura. Después quise convertirme en Coach o Motivadora de Bienestar, y me certifiqué en la Asociación Internacional de Profesionales de Bienestar (IAWP). Más adelante, cuando quise sentirme más útil para asesorar mejor a mis clientes en el área de nutrición, inicié mi Certificación como Coach en Nutrición. Además, mi amor por los animales ha sido inmenso desde siempre, entonces decidí estudiar para Asistente Veterinaria, y ¡en este proceso estoy ahora!

Esto no significa que yo no necesite entrenadores, mentores y guías para casi todas las áreas de mi vida. Cuanto más aprendo, más me doy cuenta de que no sé mucho. Además, no trato de hacerlo todo por mi cuenta. Me di cuenta de que hay atajos. ¡Puedo buscar orientación de personas que ya han hecho lo que yo quería hacer!

Pregúntate, si sabes cómo vivir una vida mejor y obtener lo que quieres, ¿por qué no lo haces? Si supieras tan bien cómo manejar tu vida por tu cuenta, ¿por qué tu vida no va tan bien como quieres? Y no te estoy animando a gastar un centavo. Hay muchos recursos que puedes utilizar para mejorar tu vida, incluida información gratuita en Internet. El punto aquí es este: ¡Sé humilde! Hasta que no vengas de un lugar de humildad y voluntad de aprender, siempre estarás atrapada en una mentalidad que te impedirá obtener eso que tanto deseas.

Todos estos puntos han sido sobre humildad. La humildad a menudo proviene de decirte a ti misma la verdad sobre tu situación, tal como la vives actualmente, y ver a dónde puedes dirigirte desde allí.

Deja de decirte a ti misma «eventualmente»

Cuando finalmente estás lista para cambiar tu vida, ¡dejas de esperar! Tan profundo, ¿verdad? ¡Pero es verdad! Recuerdo el día en que dejé de esperar. Tomé la decisión de que iba a cambiar mi vida y comencé a cambiarla. Hubo un día uno, luego un día dos, luego un día tres. Lo siguiente que sabes es que has creado un impulso para una semana. Una vez que se activa el impulso, el tiempo pasa mucho más rápido.

Ha pasado más de una década desde que tomé la firme decisión de cambiar. Y, honestamente, ni siquiera siento que hice todo ese trabajo, ¡pero lo hice! El tiempo acaba de pasar. Entré en un ritmo y luego comencé a confiar en los hábitos y la disciplina en lugar de tener que motivarme constantemente. Ahora, tengo muchos hábitos productivos entretejidos en la estructura de mi ser. ¡Así es como funciona el proceso!

Lista para la vida de tus sueños

¿Estás lista para crear la vida de tus sueños?

Recuerda esto: ¡Tiene que haber «un día»! Y tiene que haber una racha. Una vez que comienzas la racha, construyes una base que hace que sea más fácil continuar. Pero tienes que dejar de pensar que alguna fuerza externa te obligará a cambiar. Tienes que cambiar la relación que tienes con el Tiempo. En estos días, soy tan consciente del tiempo que realmente me molesta bastante perder un solo día. Si pasan unas pocas horas en las que no estoy viviendo como quiero vivir, puedo sentirlo de forma ¡espantosamente profunda!

Es importante que comiences a observar que el tiempo se desvanece a medida que pasa. Cada día envejeces. ¡Cada día estás más cerca de tu muerte! No sabes qué eventos se avecinan que te dificultarán lograr tus objetivos. Quizás tengas mucho tiempo… quizás no. ¿Quién lo sabe?

En lugar de luchar contra la incertidumbre de nuestro futuro y escondernos de nuestra inevitable muerte, utilicémolos a nuestro favor. Como fuentes de motivación, como combustible. ¡Manos a la obra! ¿Estás lista para crear la vida de tus sueños? ¡Porque el reloj no se detiene!

Si realmente deseas construir la vida de tus sueños, muy probablemente mi Programa es para ti. Averigua más sobre él AQUÍ. También puedes escribirme al correo wellnessjourneylive@gmail.com


Sígueme en Instagram.

También puede interesarte leer «Cómo equilibrar la vida y el trabajo».


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *