Eyaculación Femenina y Squirting

Publicado por Catalina Rojas en

Hasta hace pocos años se pensaba que la eyaculación pertenecía en exclusiva a la sexualidad masculina, pero se ha logrado demostrar que las mujeres también somos capaces de eyacular. Hablemos entonces, en primer lugar, de qué es Squirting y qué es Eyaculación Femenina. ¿Qué los hace diferentes?

Primero que todo, aclaremos que «Squirt» es una palabra anglosajona que se traduce como «Chorro». Así el verbo «to squirt» significa «echar un chorro». Hablando científicamente, el ‘squirting’ NO es sinónimo de la eyaculación femenina, pero esto no significa que la segunda no exista. Nuestra eyaculación es un flujo blanquecino de mucha más densidad que el chorro ‘squirtiano’, y que raramente se expulsa más allá de nuestra vagina, pues está camuflado con nuestra propia lubricación. Tampoco viene acompañada del orgasmo, ni tiene ningún tipo de relación con éste.

En lo que se refiere al sexo, hemos escuchado decir que el Squirt es una especie de «eyaculación femenina». Aunque la realidad es que «su existencia es puesta en duda por los fisiólogos que discuten si se trata de orina, de orina mezclada con el fluido de las glándulas de Skene, o si es una secreción de estas últimas, aumentada por la inminencia del orgasmo y expulsada con fuerza por sus contracciones«.

Como sea, conseguir el squirting puede llevarte a un nuevo nivel de placer y satisfacción sexual. Sin más pues, vayamos al grano y dirijámonos a hablar directamente de este maravilloso suceso desencadenado por el profundo placer..

¿Qué es el Squirt?

El término Squirt, se refiere a la expulsión de una cantidad variable de fluidos desde la vagina durante el orgasmo de la mujer. La cantidad del flujo expulsado puede variar de una mujer a otra y depende del grado de excitación que esta haya alcanzado. Por otra parte, hasta hace muy poco, la mayoría de las mujeres afirmaban no haber experimentado jamás una eyaculación. Sin embargo, existen muchas mujeres capaces de lograrlo pero, como ya aprendimos, esta es más difícil de percibir y es una de las diferencias entre Eyaculación Femenina y Squirting. Dicho esto, permíteme contarte mi experiencia con este último.

Mi experiencia con el Squirting

Primero que todo debes saber que me llevó años descubrir que yo era capaz de hacerlo. La primera vez fue espectacular y lo sentí como algo completamente liberador y asombroso. ¡Era como una fuente brotando de mí en momentos de gran placer! Eyaculé un líquido que no era orina, no olía ni parecía orina, y era de color claro.

Ahora, años más tarde, me siento capaz de hablar libremente de esto: No es tan bueno como un orgasmo porque no es lo mismo, al menos no para mí. Un orgasmo es para mí, como un «apretón profundo de placer» que te transporta a un estado de euforia. El Squirt no me da el mismo placer, pero, ¡claro que me la paso muy bien cuando sucede! Si embargo, en general, el orgasmo clásico sigue siendo la mejor indicación de placer para mí.

Eyaculación Femenina y Squirting

Lo que aprendí a través del Squirting

A medida que pasaban los años, me di cuenta de que era una habilidad maravillosa de la que hablar. No obstante -cuando se trata de sexo- descubrí que concentrarte en eyacular no te brinda tanto placer como la intimidad en sí o como un orgasmo clásico. Para mí es más bien como un “calentamiento” previo a el evento principal, podríamos decir que es una señal de relajación.

Entonces, si bien el Squirt no me brinda el máximo placer, es muy liberador porque es una señal de que estás relajada. Con seguridad, no sucederá si te sientes incómoda o cohibida. Concentrarte en el placer y eliminar la preocupación de qué sucederá, es muy importante. Es totalmente una sensación física de liberación, por lo que debes estar completamente «inmersa» en el momento. Es una indicación segura de confianza en ti misma y con tu pareja. Porque, te repito, si te sientes cohibida, nerviosa o incómoda, puedo garantizarte que no sucederá.

En resumen, el squirting es divertido, placentero y muy liberador. Y aunque para mí el placer está en el orgasmo, eyacular evidentemente me causa un gran disfrute, por la inmersión total que necesitas para lograrlo. Es indispensable estar «plenamente en el momento» y esto te obliga a conectar todos tus sentidos en el disfrute y el placer.

Ahora que conoces la diferencia entre Eyaculación Femenina y Squirting, probablemente te estés preguntando ¿Cómo lograrlo? Veamos…

¿Cómo lograrlo?

Si quieres mi consejo: «Tómate tu tiempo, sé paciente contigo misma y no tengas miedo«. Descubre cómo te hace sentir y deja que sea una oportunidad para explorar y experimentar algo diferente. Si lo consigues, ¡tu orgasmo será inolvidable! Si no lo consigues, no te frustres. El squirting requiere de práctica si nunca lo has intentado. Si continúas buscándolo aparecerá cuando menos te lo esperes. Y… piensa en esto: «La práctica -en solitario o en pareja- indudablemente será muy «gratificante».

Es muy importante que sepas que todas las mujeres tenemos la capacidad de conseguirlo, pero no siempre todas podemos. Hay muchos factores que influyen en ello: llegar a un nivel de excitación muy alto (lubricación, lubricación, lubricación), dominar la técnica (es decir, dónde y cómo tocar, identificar las respuestas de tu cuerpo, etc.) y, posiblemente el más difícil… ¡TENER LA MENTE RELAJADA!

La forma más habitual de conseguir el ‘squirt’ es mediante la estimulación del punto G. Ese es el lugar donde, habitualmente, se encuentra el secreto de este fenómeno sexual. Aunque se puede lograr simplemente con la estimulación del clítoris. En todo caso, te recomiendo realizar una estimulación COMPLETA de la zona. Es decir, no solo explotar ese pequeño punto donde «vemos las estrellas», sino también todo aquello que no vemos, de esta maravillosa parte de nuestro cuerpo femenino.

Los juegos preliminares, los juguetes sexuales (especialmente los vibradores) y la penetración; pueden ser los inicios perfectos para lograr un Squirt. Una vez descubras «tus puntos clave» será mucho más sencillo lograrlo con tu pareja, pues podrás darle una guía hacia esos puntos de placer. Esto definitivamente te ayudará a aumentar la satisfacción en tus relaciones sexuales. Entonces, invita a tu pareja a iniciar una «práctica» contigo, ¡estoy segura de que para ambos será una experiencia de placer inolvidable!


Sígueme en Instagram.

También puede interesarte leer «Razones por las que no logras el Orgasmo».

Categorías: Sexualidad

2 comentarios

Irma Zúñiga · 21/03/2021 a las 10:29 AM

Tocar este tema sin tabúes y tal cuál 👌, seguir aprendiendo

    Catalina Rojas · 21/03/2021 a las 11:31 AM

    La sexualidad dejará de ser un tabú cuando podamos hablar y educar a las nuevas generaciones sin temor, mostrándoles que el placer no tiene nada de malo y que el sexo es un regalo que se nos dio para disfrutarlo. Gracias por tu comentario Irma, nos queda mucho camino y, cómo bien dices, hay mucho por aprender!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *