Salud y Bienestar: Conoce las diferencias

Publicado por Catalina Rojas en

Es difícil entender la diferencia entre Salud y Bienestar, porque muchas veces nos parece estar hablando de lo mismo al referirnos a estos términos. Es posible que hayas escuchado o visto las palabras Salud y Bienestar utilizadas indistintamente en conversaciones, artículos de revistas y anuncios. Pero aunque están relacionados, existen algunas diferencias críticas entre ellas. Entonces, ¿cuál es la diferencia y por qué debería importarte?

En el pasado, la buena salud se definía como la ausencia de enfermedad, aunque la definición de salud se ha ampliado para incluir también un estado mental saludable. La definición de bienestar es un concepto activo relacionado con llevar un estilo de vida saludable y alcanzar su máximo potencial.


Alguien podría estar físicamente sano sin estar necesariamente disfrutando de tener bienestar, mientras otra persona podría estar viviendo con una enfermedad, pero practicando el bienestar que mejora su salud en general.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como «… un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencia». Ellos definen el bienestar como «… el estado óptimo de salud de individuos y grupos». Un estilo de vida de bienestar es un «proceso activo» en el que se participa para lograr la verdadera salud, con el fin de experimentar una vida plena.

Salud vs Bienestar


Si bien la salud se centra más en las enfermedades, la genética y los padecimientos; el concepto de bienestar se centra en profundizar más en todas las áreas de la vida para buscar continuamente el equilibrio.
Así que, podrías estar en buena forma física y libre de enfermedades, pero tu bienestar emocional podría no ser el mejor. Los programas de bienestar abordan todos los aspectos de la vida para que siempre se pueda alcanzar un mejor estado, tanto de salud como de bienestar.


También es posible tener salud física sin disfrutar necesariamente del bienestar físico. El hecho de que no sufras de un problema importante de salud como presión arterial alta, o que no tengas que correr al médico por molestias y dolores, no significa necesariamente que tu cuerpo esté en forma y nutrido. Todos necesitamos trabajar en ambos estados para llegar a estar verdaderamente sanos y con bienestar.


Estas son las áreas principales de nuestra vida más importantes, cuando se trata de seguir un camino de bienestar.


Bienestar fisico


Cuando elegimos una alimentación saludable nutriendo nuestro cuerpo con alimentos integrales, practicando una rutina de ejercicios y pasando tiempo en la naturaleza, estamos practicando el bienestar. Esto incluye todas las decisiones que tomamos sobre lo que le damos y lo que hacemos con nuestro cuerpo.

Dejar de fumar, reducir la ingesta de alcohol y recortar los alimentos procesados ​​azucarados, también son opciones de bienestar que mejorarán nuestra salud. Podemos incluir además en esta lista, asegurarnos de dormir lo suficiente cada noche, tener un contacto saludable con nuestros seres queridos y participar en los deportes o actividades físicas que realmente amamos.

Bienestar emocional


Quizás te preguntes cuál es la diferencia entre salud mental y bienestar emocional. La salud mental es la ausencia de una enfermedad mental, que podría incluir problemas como ansiedad, depresión y trastornos de pánico. El bienestar emocional, por otro lado, es la práctica que se realiza para aumentar tu salud mental y tu bienestar emocional en general.


Puedes promover tu salud y tu bienestar emocional, fomentando relaciones cercanas, estableciendo límites saludables y aprendiendo a decir que no cuando te sientes sobrecargado. Puedes aprender más sobre relaciones saludables, descubrir formas de aumentar tu positivismo y practicar la atención plena. Incluso si estás luchando con tu salud mental, puedes practicar el bienestar emocional para aumentar tu estado general de bienestar. ¡Es importante que todos lo hagamos!

Bienestar intelectual


El bienestar intelectual se enfoca más en cómo usas tu cerebro. Entonces, ¿qué tan bien te estás desempeñando intelectualmente? ¿existen prácticas que podrías adoptar para aumentar tu bienestar intelectual? Estas pueden incluir tomar un nuevo pasatiempo desafiante; como lecciones de música, aprender un nuevo idioma o tomar una clase de algo de tu interés. Podría ser también, leer más libros o revistas, asistir a una conferencia de un tema que te llame la atención o hacer crucigramas.


Todo lo que estimule tu intelecto y te ayude a sentirte más seguro de tu capacidad para resolver problemas. te ayudará a aumentar tu bienestar intelectual. Esto a su vez, puede ayudarte a reducir los riesgos de problemas futuros como la demencia.

Bienestar espiritual


Centrarse en tu bienestar espiritual es tan importante como cuidar tu cuerpo y tu mente. Qué tan conectado te sientes con el mundo que te rodea y tu experiencia con un poder superior -lo que sea que eso signifique para ti- está directamente relacionado con tu sensación de bienestar. Un bajo nivel de bienestar espiritual puede conducir a la negatividad y una sensación de desesperanza, causando problemas en todas las demás áreas del bienestar.


Participar en una práctica espiritual regular puede ser tan simple como salir a la naturaleza por un momento de tranquilidad. Las prácticas de atención plena, llevar un diario, tener conversaciones significativas con los demás y asistir a eventos que te llenen de alegría, también pueden ser parte de una práctica de bienestar espiritual.

Consejos para mejorar tu bienestar


Si tu objetivo es la salud y el bienestar, tu mejor opción para lograrlo es el cuidado personal y un estilo de vida de bienestar. Concéntrate en un área de tu vida a la vez para que puedas realizar cambios sostenibles, que puedas mantener a lo largo de tu vida. Una vez que hayas mejorado un área de tu vida, pasa al siguiente objetivo. No olvides que el bienestar es una práctica constante y siempre hay áreas de nuestra vida que deben equilibrarse.

1. Elige alimentos nutritivos


La dieta occidental moderna es todo, menos nutritiva. Cuando comes alimentos saludables, ingieres una variedad de vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes que tu cuerpo necesita para estar y sentirte verdaderamente bien. Al obtener tu comida directamente de los agricultores locales, estarás comiendo la mejor comida posible y al mismo tiempo apoyando a tu comunidad.


2. Comprométete con una práctica de movimiento


Llámalo ejercicio si lo deseas, el objetivo general es mover tu cuerpo todos los días. Podrías apuntarte a un gimnasio si eso es lo tuyo. O puedes asistir a clases de yoga, comenzar a caminar o andar en bicicleta. Encuentra la práctica de movimiento que realmente te guste y hazla tan a menudo como puedas.


3. Realiza una práctica de atención plena


Nuestras mentes están ocupadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La atención plena nos ayuda a disminuir la depresión y la ansiedad mientras aumenta la capacidad de nuestra mente para funcionar bien. También nos ayuda a estar más conectados con el mundo que nos rodea y con nosotros mismos.


4. Tómate tiempo para dormir y descansar


Dormir de 7 a 9 horas cada noche es fundamental para una salud óptima. El tiempo de inactividad es igualmente importante, así que asegúrate de tomarte un tiempo para «no hacer nada» con regularidad. El descanso te ayuda a sentirte con energía para todo lo demás en tu vida.


5. Lleva un diario con regularidad


Puede ser una excelente manera de procesar pensamientos, aprender más sobre ti y expresar tus emociones. Es una excelente herramienta para el bienestar emocional y para profundizar tu conexión espiritual. También puede ser un espacio maravillosamente creativo donde explorar tu lado intelectual.


6. Aprende algo nuevo


Es fácil quedarse atascado en nuestras rutinas y zonas de confort, pero es importante nuestro crecimiento. Adopta un nuevo pasatiempo, lee un libro o inicia una aventura en la que nunca hayas estado. Te desafiarás a ti mismo de manera saludable.


7. Establece límites saludables en el trabajo


Muchos lugares de trabajo son conocidos por ser tóxicos. Practica el bienestar en el trabajo creando mejores límites para ti mismo. Deja que tus límites evolucionen con el tiempo hasta que sientas que has alcanzado ese lugar de bienestar que mereces.


Elegir un estilo de vida de bienestar definitivamente puede mejorar tu salud y bienestar, estos son vitales en nuestro día a día. Una vez que comprendas la diferencia entre los dos, estarás en mejores condiciones de diseñar objetivos que funcionen bien para ti, y participar en un proceso de cambio. Comenzarás a sentir que tienes la capacidad de influir en tu salud y que puedes marcar una diferencia en tu calidad de vida, incluso si tienes problemas genéticos o problemas de salud. ¡Tienes el poder de cuidarte y de elegir para ti una vida llena de bienestar!


Sígueme en Instagram.

Lee también «Qué es el Autocuidado y cómo agregarlo a tu vida»


3 comentarios

bedava · 06/02/2021 a las 8:05 PM

Very interesting info!Perfect just what I was looking for! Renell Raddie Dinerman

dublaj · 10/02/2021 a las 9:07 AM

Way cool! Some very valid points! I appreciate you writing this article plus the rest of the website is extremely good.| Lani Smitty Soll

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *